El Amor Incomprendido

2 comentarios

Hace unos días hice una pregunta a uno de mis amigos…

La pregunta era, ¿Qué es el amor?, su respuesta me produjo una sonrisa, ya que guardó silencio un momento y puso una cara de seriedad, una cara que jamás había visto, pero lo mejor de todo fue lo que me dijo “Es algo tan complejo que no podría describirlo con palabras, se lo que se siente, pero no puedo describirlo”.

Esta respuesta nos muestra lo equivocados que estamos respecto al amor, creemos que el amor es algo tan difícil de alcanzar, que sólo unos pocos saben qué es y cuando se siente, es un sentimiento tan intenso que quema, que llega de un momento a otro y que debemos de luchar, lograr una gran proeza para poder ser merecedores de él, creemos que en el amor se deben de luchar mil y un batallas, superar obstáculos, que el mismo amor implica sufrimiento, creemos que la más grande historia de amor es Romeo y Julieta, creemos tantas cosas sobre el amor y todas ellas son erróneas, creemos saber tanto de él y en realidad sabemos tan poco; pues la concepción que tenemos de el es errónea.

Denis de Rougemont en su libro “El amor y occidente” explica claramente el porqué de nuestra concepción de amor y nos dice que lo que creemos es amor, no es mas que PASIÓN, toda esta exposición la hace explicando detalle a detalle un mito, el mito de “Tristán e Isolda”.

Inclusive la misma RAE nos da dos conceptos totalmente diferentes, esto solo nos muestra la clara confusión que existe sobre lo que es el amor:

1.- Sentimiento Intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita, busca el encuentro con otro ser.

2.-Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da alegría para convivir, comunicar y crear.

La primera definición deja ver que muchas veces se piensa que el amor es una necesidad, un grito de auxilio para que alguien nos rescate, complete nuestras deficiencias, lo cual no puede ser amor esto es dependencia, necesidad mas no amor.

En la segunda definición a mi parecer el la más correcta ya que no considera al amor como una necesidad, sino lo considera como una virtud, algo que nos perfecciona, algo sencillo que nos hace dichosos, algo que te hace sentirte pleno y que te permite desarrollarte. Esta definición nos dice que el amor no es una lucha, al contrario el amor es un lugar en el cual uno decide estar y en el cual se curan nuestras heridas.

El amor no debe ser entendido como algo complejo, al contrario el amor es algo simple algo sencillo; me gusta compara el amor con algo tan burdo como cultivar flores en tu casa,   cuando tu cultivas flores lo haces por el hecho de observarlas, verlas crecer, cuidarlas, disfrutar de su aroma, disfrutar de su belleza, de poder estar cuando florecen, inclusive de poder ver como se marchitan y poder volver a sembrar una nueva semilla, tu no cultivas flores por lo que puedas ganar vendiéndolas, o por lo que las demás personas piensen de tus flores, simplemente lo haces por la dicha de poder verlas. Lo mismo sucede con el amor uno no ama por el hecho de querer ser amado, o por el reto que implica conseguirlo, no amas a otra persona por lo que esa persona haga por ti o lo que tu hagas por ella, simplemente se ama por el hecho de querer compartir tu ser con otra persona y que esto sea reciproco; es algo tan sencillo como decir ten doy una flor, es la única flor que tengo, no te la doy por el hecho de recibir algo a cambio, te la doy por el simple hecho de querer hacerlo, no se la regalaría a cualquier persona sino solo a ti te la quiero regalar.

Ayn Rand se expreso sobre esto diciendo “Tu amas a las personas, no por lo que tú haces por ellas o lo que ellas hacen por ti, las amas por los valores , por las virtudes que ellas alcanzaron en su propio carácter.”, lo anteriormente expuesto nos muestra claramente que el amor debe ser desinteresado, el amor debe de ser querer compartir lo que tu eres y que la otra persona quiera hacer lo mismo, es el querer estar juntos compartiendo su ser, lo que cada uno es independientemente del otro, la misma Ayn Rand dijo que solo se puede amar a aquellos que se lo merecen, que no se puede esperar lo inmerecido, aunque esta afirmación causo mucha controversia, a mi juicio es muy acertada ya que hay tantas personas buscando el amor todo el tiempo, pensando en el como meta máxima que se olvidan de ellos mismos, se olvidan de perfeccionarse, de ser mejores personas, se olvidan de cuidarse, de amarse ellos mismos ya que buscan tan desesperadamente ese “amor”, ese amor que se nos ha inculcado desde pequeños y que la sociedad se ha encargado de decirnos que ese es el verdadero amor, un amor pasional, tan intenso, tan alejado de lo que en realidad es el amor.

Cuando una persona se perfecciona, lucha día con día para ser la mejor versión de si mismo, en ese momento se hace merecedor del amor, ya que puso a un lado el amor de pareja y lo cambio por el amor propio, cuando uno comienza a amarse es en ese momento cuando se puede amar a otra persona, se quita las venda de los ojos y deja de concebir el amor como algo inalcanzable, algo por lo cual se necesita pasar por una odisea para obtenerlo y se entiende que el amor es algo tan sencillo y que nos llena de dicha, se rompe esa mala concepción que tenemos del amor, esa concepción de amor pasional.

“El amor deja de ser un demonio solamente cuando deja de ser un dios”.

Denis de Rougemont.

                                                                                                -El ladrón de recuerdos.

Anuncios

Plural: 2 comentarios en “El Amor Incomprendido”

  1. Difiero un poco de tu concepción del amor, ya que creo que solo lo basas o te refieres en ese sentimiento de pareja, y desde hace días que lo leí había estado pensando como expresarte lo que para mi es el AMOR y hoy casualmente muy temprano encontré la definición correcta para expresarlo.

    Fragmento de la última carta de Albert Einstein a su hija

    FRAGMENTO DE LA ULTIMA CARTA DE EINSTEIN A SU HIJA

    Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.

    Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

    Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el amor.

    Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

    El amor es luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El amor es Dios, y Dios es amor.

    Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.

    Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

    Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.

    Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

    Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quintaesencia de la vida.

    Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta.

    Tu padre. ( Albert Einstein)

    Le gusta a 1 persona

    1. Me parece una excelente observación, yo también estoy de acuerdo en que funciona como medio y fin en el hombre, me hubiera gustado haber vivido en los tiempos en que hubo un hombre que era amor y el amor era ese hombre.
      Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s