El Amor Incomprendido

Hace unos días hice una pregunta a uno de mis amigos…

La pregunta era, ¿Qué es el amor?, su respuesta me produjo una sonrisa, ya que guardó silencio un momento y puso una cara de seriedad, una cara que jamás había visto, pero lo mejor de todo fue lo que me dijo “Es algo tan complejo que no podría describirlo con palabras, se lo que se siente, pero no puedo describirlo”.

Esta respuesta nos muestra lo equivocados que estamos respecto al amor, creemos que el amor es algo tan difícil de alcanzar, que sólo unos pocos saben qué es y cuando se siente, es un sentimiento tan intenso que quema, que llega de un momento a otro y que debemos de luchar, lograr una gran proeza para poder ser merecedores de él, creemos que en el amor se deben de luchar mil y un batallas, superar obstáculos, que el mismo amor implica sufrimiento, creemos que la más grande historia de amor es Romeo y Julieta, creemos tantas cosas sobre el amor y todas ellas son erróneas, creemos saber tanto de él y en realidad sabemos tan poco; pues la concepción que tenemos de el es errónea.

Denis de Rougemont en su libro “El amor y occidente” explica claramente el porqué de nuestra concepción de amor y nos dice que lo que creemos es amor, no es mas que PASIÓN, toda esta exposición la hace explicando detalle a detalle un mito, el mito de “Tristán e Isolda”.

Inclusive la misma RAE nos da dos conceptos totalmente diferentes, esto solo nos muestra la clara confusión que existe sobre lo que es el amor:

1.- Sentimiento Intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita, busca el encuentro con otro ser.

2.-Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da alegría para convivir, comunicar y crear.

La primera definición deja ver que muchas veces se piensa que el amor es una necesidad, un grito de auxilio para que alguien nos rescate, complete nuestras deficiencias, lo cual no puede ser amor esto es dependencia, necesidad mas no amor.

En la segunda definición a mi parecer el la más correcta ya que no considera al amor como una necesidad, sino lo considera como una virtud, algo que nos perfecciona, algo sencillo que nos hace dichosos, algo que te hace sentirte pleno y que te permite desarrollarte. Esta definición nos dice que el amor no es una lucha, al contrario el amor es un lugar en el cual uno decide estar y en el cual se curan nuestras heridas.

El amor no debe ser entendido como algo complejo, al contrario el amor es algo simple algo sencillo; me gusta compara el amor con algo tan burdo como cultivar flores en tu casa,   cuando tu cultivas flores lo haces por el hecho de observarlas, verlas crecer, cuidarlas, disfrutar de su aroma, disfrutar de su belleza, de poder estar cuando florecen, inclusive de poder ver como se marchitan y poder volver a sembrar una nueva semilla, tu no cultivas flores por lo que puedas ganar vendiéndolas, o por lo que las demás personas piensen de tus flores, simplemente lo haces por la dicha de poder verlas. Lo mismo sucede con el amor uno no ama por el hecho de querer ser amado, o por el reto que implica conseguirlo, no amas a otra persona por lo que esa persona haga por ti o lo que tu hagas por ella, simplemente se ama por el hecho de querer compartir tu ser con otra persona y que esto sea reciproco; es algo tan sencillo como decir ten doy una flor, es la única flor que tengo, no te la doy por el hecho de recibir algo a cambio, te la doy por el simple hecho de querer hacerlo, no se la regalaría a cualquier persona sino solo a ti te la quiero regalar.

Ayn Rand se expreso sobre esto diciendo “Tu amas a las personas, no por lo que tú haces por ellas o lo que ellas hacen por ti, las amas por los valores , por las virtudes que ellas alcanzaron en su propio carácter.”, lo anteriormente expuesto nos muestra claramente que el amor debe ser desinteresado, el amor debe de ser querer compartir lo que tu eres y que la otra persona quiera hacer lo mismo, es el querer estar juntos compartiendo su ser, lo que cada uno es independientemente del otro, la misma Ayn Rand dijo que solo se puede amar a aquellos que se lo merecen, que no se puede esperar lo inmerecido, aunque esta afirmación causo mucha controversia, a mi juicio es muy acertada ya que hay tantas personas buscando el amor todo el tiempo, pensando en el como meta máxima que se olvidan de ellos mismos, se olvidan de perfeccionarse, de ser mejores personas, se olvidan de cuidarse, de amarse ellos mismos ya que buscan tan desesperadamente ese “amor”, ese amor que se nos ha inculcado desde pequeños y que la sociedad se ha encargado de decirnos que ese es el verdadero amor, un amor pasional, tan intenso, tan alejado de lo que en realidad es el amor.

Cuando una persona se perfecciona, lucha día con día para ser la mejor versión de si mismo, en ese momento se hace merecedor del amor, ya que puso a un lado el amor de pareja y lo cambio por el amor propio, cuando uno comienza a amarse es en ese momento cuando se puede amar a otra persona, se quita las venda de los ojos y deja de concebir el amor como algo inalcanzable, algo por lo cual se necesita pasar por una odisea para obtenerlo y se entiende que el amor es algo tan sencillo y que nos llena de dicha, se rompe esa mala concepción que tenemos del amor, esa concepción de amor pasional.

“El amor deja de ser un demonio solamente cuando deja de ser un dios”.

Denis de Rougemont.

                                                                                                -El ladrón de recuerdos.

Anuncios