Verdades de Razón y Verdades de Hecho

Captura de pantalla 2014-10-26 a las 15.24.39

Gottfried Wilhelm Leibniz. Nació en Leipzig (Alemania) en 1646 y  murió en 1716. Fue descubridor del calculo infinitesimal (Que al mismo tiempo descubría Newton en Inglaterra, y es un tema igualmente interesante por analizar). Proyectó una cruzada contra los turcos y trató de realizar la unión de las Iglesias Cristianas.

“Nada hay en el intelecto que no estuviera primero en los sentidos”

Leibniz añadió “Salvo el entendimiento mismo” O sea recibimos la mayor parte de nuestras ideas de la experiencia, el entendimiento o razón es innato y distingue al hombre de los animales y esto es lo que debemos de considerar como punto esencial de análisis, deja de lado las limitaciones de nuestros sentidos y trata de explicar el alcance que nuestra inteligencia puede tener.

Asimismo establece tres niveles de conciencia propio de los seres humanos:

  1. El de las pequeñas percepciones. Son imágenes que no son ni claras ni perceptibles, se puede hacer la comparación que son como las gotas que conforman la ola. Sabes que es una ola en virtud de la unión de todas esas miles de millones de gotas, por lo tanto sabes que esas ideas están ahí, pero necesitan de una determinación para que puedas comprenderlas. (La psicología moderna lo denomina subconsciente)
  2. La Percepción. No nos distingue de los animales de los animales, pues ellos también pueden percibir y memorizar.
  3. La Apercepción. Significa darse cuenta. Es la razón, son las ideas claras y sencillas que son innatas al hombre.

Por lo tanto, como se mencionaba anteriormente, el conocimiento racional es independiente de la experiencia, el cual se funda en dos principios lógicos.

El principio de posibilidad (lo no contradictorio) y el principio de razón suficiente (nada hay que no tenga una suficiente razón)

Ahora podemos pensar en todas aquellas discusiones interminables que hemos tenido con amigos, familiares y compañeros de trabajo, pues mientras en una misma discusión, dos o más personas cumplan con estos principios, la plática será interminable y muy probablemente no se convenza al otro de la idea defendida.

Leibniz decía: “Dejemos de discutir y calculemos” En el fondo de su filosofía está siempre presente el espíritu matemático que piensa la posibilidad de calcular mediante la razón un mundo esencialmente racional y de evitar, todas las discusiones que mellan el pensamiento de los hombres. Pero no resulta tan fácil como sacar una calculadora y sumas 2+2.

Ahora bien,  ¿Cómo es posible calcular la existencia del ser humano?, estos principios no pueden solucionar las preguntas básicas del hombre, pues son cosas esencialmente incalculables, o por lo menos no se ha encontrado aún la unidad de medida o el instrumento para realizar operaciones que tengan como objeto lo imperceptible, un ejemplo es la determinación de la muerte, no existe un cristal que podamos colocarnos en los ojos y visualizar el momento en que el alma se separa del cuerpo, pero si se puede calcular si existe una muerte cerebral.

Por eso Leibniz se niega a hacer del espacio un atributo de la divinidad, tratando de demostrar que el espacio no es una sustancia y que la única sustancia existente es el espíritu (Se puede reducir a la expresión “El universo en nuestras mentes”), ésta idea es la razón por la que se le llama  Leibniz “El espiritista”, no se debe de cometer el error de pensar en que convocaba a los espíritus para que lo ayudaran es sus investigaciones.

“Dios entiende todo a través de la verdad eterna, pues el no necesita de la experiencia”

-elhund

Anuncios