El sello de los alimentos.

¿Alguna vez se han preguntado si somos lo que comemos? Si así fuera, si una persona comiera todos los días en puestos de comida en la esquina sería una persona no muy limpia, pero quien se alimentara la mayor parte del tiempo con alimentos producidos bajo un estándar de calidad que garantizara un nexo con un ser superior, entonces esos serían buenos y limpios. Esto existe en la religión judía bajo una serie de leyes dietarias conocida como kosher, casher o cashrut.
IMG_0199-1.JPG Es un sistema, basado en textos bíblicos e investigación científica, con diferentes certificaciones de calidad alrededor del globo terráqueo que un grupo de shojatim (matarifes). La comida que sí se puede consumir de acuerdo al Halahá (ley judía) es referido como kosher, de la pronunciación yiddish ((de la comunidad Ashkenazi) del hebreo Kashér, כָּשֵׁר ) y que significa “apropiado”.

El método industrial se basa en una supervisión de plantas de alimentos, que verifica que desde la materia prima hasta el producto final se cumpla con la calidad kosher. Esto significa por ejemplo, que si quiere conseguir carne bovina, se certifique que el sacrificio del animal sea ejecutado por un shojet, y que se realice el procedimiento sin crueldad, de tal manera que el animal no secrete al momento adrenalina. Si se le corta la tráquea hasta el esófago, las arterias carótidas y venas yugulares se rasgan en un solo movimiento, el animal pierde la conciencia inmediatamente, ya que se impide el flujo sanguíneo al encéfalo. Además, se debe certificar la buena salud del animal antes de sacrificarle.

Esta certificación de calidad judía también se basa en la higiene; por tanto, todos los frutos y vegetales son kosher mientras se le trate con un buen lavado y desinfección adecuada. Una vez que la materia prima consigue el kosher, todas las maquinas que vayan a estar en contacto con materia prima, debe estar certificada para procesar únicamente este tipo de productos. Solamente si todos los procesos de producción fueron realizados bajo éste estricto sistema de calidad, puede considerarse un producto kosher al final; si algo fallara en el proceso, en ese punto pierde el certificado (deja de ser kosher). Todo esto lo realiza un grupo de shojatim y supervisores para que se respeten los sistemas de calidad y las costumbres judías.

IMG_3048-0Los productos kosher en México pueden recibir un sello de la comunidad Maguen David (de Alepo-, Siria), aunque cualquier comunidad judía puede certificar que todo el proceso se llevó a cabo con los procedimientos, las fórmulas y los materiales kosher. En Estados Unidos y Canadá, la certificación más aceptada es la que otorga Orthodox Union.

IMG_3049-0Sin embargo, la certificación de calidad kosher es tan reconocida que sobrepasa los productos exclusivos para la comunidad judía. Muchos productos que a diario se consumen son kosher y tal vez ni siquiera estaban enterados. Por ejemplo, algunos productos Sabritas, la leche Alpura, el endulzante Stevia y la crema de avellana Nutella son sólo algunos productos kosher que forman parte de la alimentación de muchos de nosotros. Incluso, en colonias de predominancia judía, se pueden encontrar establecimientos Starbucks certificados que ofrecen algunas bebidas kosher. Es más, así como existen supermercados especializados para productos franceses o productos orgánicos, también existen tiendas abiertas al público en general que ofrecen principalmente productos kosher. En la Ciudad de México y su área metropolitana, se pueden encontrar supermercados como Super Emet y Shuky en la delegación Miguel Hidalgo y en el municipio de Huixquilucan en el Estado de México.

El kosher también incluye algunas reglas de alimentación, como no mezclar alimentos lácteos con carne roja, y comer ésta bien cocida. El precepto refiere que la leche y la sangre son la vida, y la carne es la muerte, por lo que no se debe mezclar la vida con la muerte. Sin embargo, incluso si no se tomaran las reglas tan literales, ingerir carne roja bien cocida y sin lácteos tiene beneficios para la digestión, ya que los péptidos están lo suficientemente desintegrados y se ocupa un pH gástrico ideal para su digestión.

“¿Qué es la comida?”, pregunta Ángela Goldstein, madre y esposa judía, “evidentemente, la respuesta no es la misma para todo el mundo. Y, la respuesta se vuelve aún más complicada si eres judío. En su forma más simple, el alimento es algo que los seres humanos necesitamos para poder sobrevivir. Alimenta nuestro cuerpo para que nuestros sentidos puedan mantenerse alerta y podamos funcionar diariamente. De hecho, durante los últimos años, muchas personas se han ido inclinando hacia determinados tipos de alimentos, como los orgánicos y de grano integral para mejorar su salud y vitalidad. Para un judío, los alimentos tienen un rol adicional como fortificadores del alma. Sí, nos permite caminar, saltar y hablar; sin embargo, si optamos por alimentarnos con comida kosher y no con las variedades no-kosher, es parecido a elegir frutas y vegetales orgánicos frente a la posibilidad de consumir los cultivados con pesticidas y productos químicos, y que una buena elección ayuda en nuestra búsqueda de la comprensión y el servicio a nuestro Creador.”

Tener una sana alimentación puede ir más allá de cuidar un peso ideal y prevenir enfermedades. Puede llegar a ser un vínculo con un ser superior, aunque todo depende si estamos concientes de qué es lo que comemos y que signifiado puede llegar a tener. Por lo tanto, la próxima vez que consuman algún alimento envasado o empacado, busquen por los símbolos kosher; puede que dentro de la bolsa se encuentre un producto ‘celestial’.

Para obtener más información acerca de estas costumbres peculiares, pueden consultar las siguientes páginas:

http://www.kosher.com.mx
http://oukosher.org
http://www.es.chabad.org/library/article_cdo/aid/576046/jewish/Kosher.htm

-rca

Anuncios