México, Ya estoy harto de los monopolios.

No hay comentarios

Imaginemos un día normal en la ciudad de México, son las 7:00 am, te levanta la alarma programada en tu teléfono celular, envías un mensaje de buenos días a tu novia o novio, por el cual pagas una renta de 500 pesos al mes en Telcel, te preparas un sandwich con pan Bimbo integral, pues te interesa cuidar tu figura, sales temprano de tu casa y pasas al Starbucks más cercano para comprar un café.

Otro día aparentemente normal, te levantas a las 7:00 am, pero hay fallos en la señal de Telcel en toda la colonia, por lo que tu novia se enojó contigo por no desearle suerte en su examen, no puedes hacerte el sandwich porque la mitad del paquete está verde, aunque la fecha de caducidad sea en dos semanas (Ahora ya sabes lo que te hizo mal el otro día), en fin, tu día fue fatal, pero para tratar de arreglarlo un poco, invitas a tu novia al cine para que se le baje el coraje, compras dos boletos para el estreno de 50 Sombras de Grey en Cinepolis, en esas salas donde las sillas se mueven y puedes sentir toda la acción, pero ¡¿Qué crees?!, llegas y sobrevendieron el lugar.

¿Denunciarías estas conductas por parte de las empresas?

¿Sabes en donde puedes presentar tu queja o denuncia?

¿Sabes que éstas y muchas más empresas se encuentran en un mercado concentrado, en donde hay pocos competidores ofreciendo el mismo producto o servicio?

Ante una conducta de este tipo por parte de la empresa, no es mucha la población afectada que denuncia estos problemas, en la legislación mexicana existen diversos mecanismos en defensa del consumidor, uno de ellos es la presentación de la queja ante Profeco, dependencia que en los últimos años ha tenido una mayor difusión en las redes sociales y en medios de comunicación.

Sin embargo, este procedimiento puede resultar muy costoso para el quejoso, pues tienes que averiguar en donde presentar la queja, los medios para presentarla, cuánto va a tardar, etc. Que a final de cuentas prefieres no hacerlo porque resulta una pérdida de tiempo.

De igual manera, hay mucha gente que ya habrá pensado, en México no pueden existir los monopolios, pues artículo 28 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos prohibe los monopolios y las prácticas monopólicas en las condiciones que fijan las leyes. Sin embargo, no porque se encuentre en el máximo ordenamiento de nuestro país, quiere decir que mágicamente se eliminen estas fallas en el mercado.

Pero tú puedes hacer algo para que estos monopolios que en muchos días te han dado dolores de cabeza eviten incurrir en estas prácticas abusivas y te hagan perder el tiempo al teléfono escuchando música de Mozart.

En el año 2010 se introdujo en nuestro sistema jurídico un mecanismo de defensa al consumidor denominado Acciones Colectivas.

Al realizar un análisis económico del derecho, se ha descubierto que los costos para iniciar el proceso por parte del consumidor afectado es muchísimo menor, pues sólo se necesita la presentación del caso y después de ser admitido, cualquier persona que se encuentre en el mismo supuesto puede adherirse al caso.

Ahora bien, imagina que un día falló la señal de Telcel por dos horas en toda la ciudad, o que Aeromexico a última hora cambió el itinerario del vuelo y perdiste un día completo en tu destino o que en tu tienda Coca-Cola te amenazó con no darte sus productos si no quitas de enfrente los de otras empresas. ¿No sería mucho más fácil para ti, encontrar el caso y adherirte a él, pues tu también sufriste una pérdida de bienestar por la misma razón?

La ausencia de denuncias de actividades monopólicas ocasiona una parálisis en el crecimiento económico del país y una disminución en la calidad de los productos ofrecidos. Además el control de precios está en control de pocas personas, esto  fomenta una disgregación en la población, pues la mayoría de los mexicanos no pueden acceder a muchos servicios que de alguna u otra manera, mejoran su calidad de vida; bajo esta tesitura, se vuelve un problema no sólo de los consumidores, sino de la población en general.

La democracia es más que una teoría o un ideal, en un Estado democrático, como México, la simple ostentación del poder, en este caso económico, no debería darle a ningún líder la facultad de impedir el ejercicio de los derechos de terceros, y en cualquier caso, esos líderes deberían mantener el poder a través de la libre competencia y no de la coerción. 

En México debería de incentivarse una conducta de reacción ante los abusos de las grandes empresas, platícalo con tus amigos, vecinos y familiares, seguro todos ellos tienen decenas de anécdotas de este tipo para contar.

Fomentar la competencia económica, puede cumplir con las aspiraciones y necesidades básicas de los mexicanos.

Para mayor información sobre el procedimiento visite el sitio oficial de las acciones colectivas: http://acolectivas.profeco.gob.mx 

Para saber más sobre competencia económica visite: http://www.cofece.mx

-elhund

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s