Los amores de una cualquiera, no son cualquier cosa.

 La primera parte del Jueves 11 de Marzo 

-¡Hola Julio!

-Hola Martha -mirándola con ojos ilusos de amor, se aproxima a ella y casi al rozar sus labios

-¡Noooo! Ya te he dicho mil veces que no hagas eso.

-¿Qué cosa?

-Que debes de tratarme con respeto, fui muy clara al decirte que no podías besarme.

-A mí me enseñaron que a las mujeres hay que brindarles cariño, si voy a tener sexo contigo, me parece lo más normal besarte.

-Pero te pedí que no lo hicieras, tienes que apegarte a los términos de nuestro acuerdo. A cambio de tu dinero yo te proporciono la oportunidad de que puedas tener un cuerpo con el cual estar.

Si quieres besarme, empieza por invitarme a ver una película o a comer a un buen restaurante, mira que realmente me encantaría saber más sobre la comida, mi madre tenía una magia increíble con lo que hacía. Pero de una vez te advierto, es difícil para muchos cargar con una larga lista de clientes que he tenido.

Aunque creo que soy mejor amiga que amante, puedo enseñarte a cómo tratar a una mujer el día que decidas quererla y permanecer con ella una vida entera.

-La verdad sólo vine para llenar este apetito, tratar de que exista algo en este vacío, pero sé que de nada sirve, no es lo mismo compartir una cama que estar realmente juntos. No sé qué tanto me importaría vivir con esa larga lista a la que llamas carga, en realidad eso ya es pasado.

-Sí, pero debes saber que a las mujeres nos importa mucho más la elección de una pareja sexual, porque cada uno de ellos puede entrar en nosotras. Es por eso que dentro de este mundo material, nuestro cuerpo tiene un precio. Además, lo que hago está muy mal a los ojos de esta sociedad, es por eso que hace mucho tiempo decidí dejar sentir, entré en un estoicismo del que ahora ya no puedo salir.

-Pues no lo entiendo

-Vamos a que te consienta un ratito mejor, a ver si ya se te quita lo amargado.

Anuncios