Disfrutar al Máximo mi Intercambio

¿Estás cansado de la rutina? ¿Tienes ganas de aprender otro idioma? Además, ¿Gastas un buen de dinero en cosas materiales? Entonces reúnes todo lo necesario para irte de intercambio, 3, 6, 12 meses. Los que tengas disponibles son buenos para darle ese giro a tu vida.

Yo me fui de intercambio antes de entrar a la Universidad, tenia 17 años y mi mundo se reducía a una ciudad de 600 mil habitantes en el sureste de México, ya había salido algunas veces de la ciudad en época de vacaciones, con mis padres y familiares, pero nunca había estado tanto tiempo en otro lugar. 

Hoy me siento orgulloso de decir que he vivido de todo, cosas buenas, otras no tanto. ¿Hubiera hecho algo diferente? No creo. Pues no sabría qué hice bien y qué mal, solamente la experiencia te lo da, tampoco trato que evites situaciones incómodas, pero definitivamente te vas a ahorrar tiempo de autodescubrimiento si te cuento cómo sacarle provecho al máximo a tu intercambio!!:

1. Di sí a todo 

¿Recuerdas esa película de Jim Carrey en donde todo en su vida eran negaciones y no se atrevía a vivir la vida? Algo así es este consejo. Me parece una excelente manera de vivir más cosas, de compartir momentos especiales con aquellos que formarán parte de tu nueva vida.

Además, ¿Qué de emocionante tiene el “Netflix and chill” en otro lugar completamente diferente al tuyo? Ya cuando regreses tendrás tiempo para ponerte al corriente de todas las series y películas que acaban de sacar en ese tiempo. 

Normalmente, ponemos delante de nosotros excusas para no ver a algunos amigos, no tengo tiempo, estoy cansado, quiero estar solo y nos privamos de compartir momentos con otras personas. Tenemos miedo de salir de nuestra zona segura, pero ahora es tu oportunidad para cambiar poco a poco eso.

Claro, puse el ejemplo de la película porque necesitas encontrar un punto medio, tampoco puedes ser tan radical en que llegue alguien a pedirte 200 varos y se los tengas que dar. 

Recuerdo que mi lema era “Warum nicht?” (¿Por qué no?) Si existía una razón muy mala para no hacerlo, o estaba incumpliendo con las reglas establecidas, no lo hacía, así de simple. 

Date la oportunidad de sorprenderte!

2. Trata de hablar el idioma desde el día 1 

Nadie quiere hablar todo el tiempo un idioma que no es el suyo, también es un gesto de interés por la sociedad a la que acabas de llegar.

Es algo que cuesta muchísimo trabajo al principio, sobretodo si es totalmente diferente a tu lengua natal, pero mientras más pronto te afrontes a esta situación, más rápido saldrás de ella.

En mi caso, sólo sabía decir Hola y Adiós en alemán, claro que no me servía absolutamente de nada. Uno de mis principales problemas fue que por dos meses hablé solamente inglés, hasta que mi familia me dijo, Ok, a partir de hoy no existe el inglés en esta casa, aquí estás en Alemania y se habla alemán. 

No lo dijeron por creídos o por querer molestarme, sino todo lo contrario, sabían que no me iba a poder relacionar con todos si no entendía de que estaban hablando. La comunicación es la herramienta más importante que tenemos los humanos para socializar.

Imagina que estás en una fiesta en un pueblo francés en donde ves a la mujer u hombre de tus sueños; pero hay un problema un poco delicado, tú hablas castellano e inglés, pero ella ni tantito. ¡¡Eso si es una frustración muy grande!!

Recuerda que tú eres el extraño en ese lugar, además vas a poder disfrutar de muchísimo más cosas cuando ya entiendas más y lo mejor de todo, tu seguridad aumentará.

Esfuérzate, te dolerá la cabeza, pero la recompensa es grandísima. 

3. Evita las comparaciones 

Está bien que te sientas muy orgulloso de tu país, que promuevas tu cultura y compartas tu visión del mundo, pero créeme en esta, es extremadamente molesto que hables todo el tiempo del lugar de donde vienes. No le tienes que recordar a nadie que no eres de ahí, ya saben que eres diferente y que algunas cosas pueden ser mejor o peor. 

Si hay algo que no te gusta, díselo a la persona con la que tengas esa confianza, piensa cómo reaccionarias tú si estás del otro lado

Por ejemplo, he tenido experiencias en México en donde alguno que otro extranjero empieza a decir que es nefasta la contaminación, que tiene miedo de la inseguridad o que es un rollo entenderle al sistema de transporte colectivo. Y he pensado, bueno, si tanto te disgusta, no hay ningún impedimento para que te regreses a tu país en donde estas cosas supuestamente no pasan.

Pero lo que he hecho es invitarlos a esta nueva iniciativa de cambio, en donde podemos aplicar soluciones a los mismos problemas y que en otros países ya lograron reducir. Así, ya no sólo queda en crítica, sino en una propuesta para remediarlo. 

Y es lo mismo que hago contigo, estoy seguro que hay cosas que ya te das cuenta que podrían ser diferentes y aún más cuando regreses de otro país o ciudad distinta. 

4. Inscríbete en algún curso extracurricular

No sólo por el desarrollo personal, sino porque puede ser un lugar en el que conozcas a más personas y que comparten un gusto por algún arte o deporte. 

Es una de las formas en que puedes aprovechar mejor tu tiempo, además de que si no lo hacías antes, ya adquirirás un buen hábito que muy difícilmente podrás dejar cuando regreses. 

5. Quítate los prejuicios de la cabeza 

Puede ser que intentes hablar con alguien y no te responda como tú quieres, tal vez lo primero que pienses es que es racista o intolerante por alguna razón. 

No juzgues, hay lugares en donde siempre hay personas de otros lados del mundo y en donde la mentalidad no es tan abierta, es algo muy normal. 

De todas maneras, piensa que amigos cuesta demasiado hacerlos en todo el planeta. Mi recomendación en ésta es que permanezcas genuino, no trates de quedar bien con alguien sólo por hacerte el interesante, la honestidad es uno de los valores mas apreciados del mundo. 

En fin, espero que este post te sirva de algo, algunas cosas son un poco difíciles de llevar a la práctica. Por ejemplo, evitar extrañar, somos humanos y normalmente nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que nos alejamos o somos privados de ello. 

Pero el futuro déjaselo a Dios, al karma, al destino, en lo que creas. Ocúpate del hoy, si estás del otro lado del mundo y extrañas a tus papás o novia, sal al parque, distráete, porque cuando regreses a tu ciudad vas a extrañar esa vida, entonces se vuelve un circulo vicioso de extrañamiento en el que está de la fregada vivir. 

Vive y disfruta tus momentos, toma tus decisiones con sabiduría y olvídate del ayer, estás frente a un nuevo comienzo. 

-elHund

Anuncios