Salir de la Friendzone

Te llevas súper bien con alguien, hablan horas y horas. Le gustan las películas de gangsters, viajar de mochilazo, la literatura clásica, todo tipo de comida y hasta juega fifa mejor que tú.

¡La mujer perfecta!

De repente te llegan recuerdos de su sonrisa y de cosas que dijo hace días. Caminas al lado de un jardín y huele a su perfume. Estás pensando en ella, justo te manda un mensaje, y lo único que piensas es: ¡Esto no es casualidad!

…Detente, my friend. Definitivamente NO es casualidad, son amigos. Y he aquí el problema, tú quieres algo más.

Pero tú ya lo tienes bien establecido, es TU MUJER IDEAL. Empiezas a imaginar una vida con ella, viajes sin destino, besos prolongados, una casa llena de niños, cuatro perros… y así, hasta donde llegue tu intensidad.

Pero existe un problema, si me permites recordarte, tu amor no es correspondido, ¡Puf! todos tus sueños se desvanecen, escuchas cómo truena tu corazón y te quedas algunos fines de semana sin salir para consolarte viendo Netflix o jugando X-Box.

Eso SÍ es una triste situación, pero tranquilo, el mundo no se acaba. Hay tres situaciones que pueden pasar:

  1. No haces nada.
    Prefieres no arriesgarte para conservar la amistad y buscas salir con alguien más.
  2. Te avientas.
    Estás totalmente decidido que quieres algo más, sí valoras esos momentos pero quieres todo, a pesar de que ya sabes que ella no lo quiere así.
    Te desesperas. Le dices que no la puedes ver de otra forma, que prefieres que dejen de ser amigos porque no podrías soportar verla con alguien más (Qué ingenuo).
    Se pierde la amistad y ahora te quedas sin nada. Cero.
  3. Eres realista.
    Con paciencia, tratas de entender la situación, tienes pantalones para aceptar lo que venga. La quieres tanto, que es suficiente para ti pasar tiempo con ella. Le dejas claros tus sentimientos y además que comprenderás su respuesta.
    Si los dos valoran esa amistad, se fortalecerá  y seguirá por mucho tiempo.

En la última ganamos todos, ¿no?.

Por si no te ha quedado bien claro, este post se trata del amor, no es uno viral con promesas falsas o de alguna técnica estúpida para convencer a alguien de hacer lo que tú quieres ¿No crees que eso está un poco manipulador y violador de libertades?

Aunque esté de más decirlo, a la fuerza, ni los zapatos.

Sabemos que hay de todo en este mundo, sin embargo, yo no creo que quieras estar en una mala relación.

¿Qué es lo que yo haría?

Definitivamente la número tres y si también optas por esta opción, estas son mis recomendaciones.

Pregúntate si DE VERDAD quieres estar con esa persona. Sigánse conociendo, VE TODO el panorama. Hay veces que sólo porque te dijeron que no, se vuelve un capricho y ahí andas persiguiendo algo como un niño chiquito.

  • Evalúa rápidamente si te da algunas señales. Si te mira a los ojos, se ríe cuando le hablas, se toca el pelo o está nerviosa contigo. ESCUCHA. Pero cuidado, no te traumes y te obsesiones con cada movimiento. El lenguaje corporal de las personas actúa en diferentes planos, hay cosas que dirá o hará sólo porque es su forma de ser, no porque esté tratando de mandarte un mensaje.
  • Ya que pasaste la etapa de darte cuenta qué onda y todavía estás convencido de que tu amor es incondicional, tienes el arma más importante, la seguridad de saber qué es lo que quieres.
  • No te desesperes en decirle al mundo lo que sientes, es aun más especial si lo escucha de ti por primera vez.
  •  Encuentra el momento: busca la tranquilidad, busca un lugar neutro, sé muy claro y determinante con tus palabras. Di lo que sientes, tal y como lo sientes.
  • Ya que disparaste la bala, aplica un poco de antiséptico diciendo que eres muy consciente de las consecuencias y aún así crees que lo tenías que decir, porque callarlo un día más contamina tu cuerpo.
    Deja claro que aceptas lo que venga, porque la valoras y con tal de no perderla, cedes a ser sólo amigos. (Dilo sólo SI ES VERDAD).
    Porque es en este paso en donde todo cambia. Si no eres honesto con lo que sientes, arruinarás todo. Haz que valga la pena.

Finalmente, si las cosas son para ti, se dará. Si no, acéptalo. No seas necio, eso de luchar por algo que te hace feliz, aplícalo, pero con prudencia.

Si ya te dijeron que definitivamente no, no sigas haciéndote daño “luchando” por su amor. Tu lucha lo único que conseguirá es separarte de esa persona.

Creo que al final todo se reduce a las conductas básicas de moralidad, principalmente, que seas una persona congruente.

Y qué mejor cuando los dos son conscientes de lo que quieren y pueden tener cualquier “plática incomoda”.

Es una elección bilateral. Eliges estar a lado de alguien para apoyar sus decisiones, estar en su felicidad, tristeza y enojo.

Se trata más de querer escuchar y ser escuchado, de levantarte, desayunar, trabajar, comer, estudiar, cenar, y sólo estar pensando en momento del día en que la verás de nuevo.

Espero que te sirva este post. Independientemente de la decisión que tomes, te deseo lo mejor de lo mejor.

-elHund

Anuncios