Piloto Automático

VIDA-2

Tengo que irme en unas pocas horas.

He estado caminando como loco por quien sabe cuanto tiempo, es de día pero no se si sigue siendo el mismo en el que empecé a caminar.

Absolutamente todas las calles son nuevas para mí, el idioma no es tan extraño; o puede ser que si. La forma en que la gente habla y se comporta es completamente distinta.

Huelo tabaco, el orín en la calle, el vómito que quedó de la noche anterior, huelo mariguana, la caca de los perros, el café recién hecho de la mañana, el humo de los coches.

Mi teléfono suena sin parar, lo quiero poner en silencio por siempre. Hay personas que me preguntan, ¿A dónde te fuiste? ¿Por qué no estabas ahí?

Es que simplemente no quería estar ahí y me fui, no hay otra razón. Tal vez ya no encuentro divertido estar con cientos de personas alrededor de mí bailando de una forma super extraña con los ojos cerrados y música sin letra.

Es lo que hago mejor, irme lejos de donde todos quieren estar.

Y es ahí dónde no sé cómo pasa, no se si es la misma persona, no se si es un estado mental. Pero llega un momento en que algo o alguien superior me dirige.

¿Es natural tener un blackout hasta que llegas a dónde te propusiste?

¡Por supuesto que no! No darte cuenta por dónde vas ni con quien te tropiezas sería una existencia miserable. Sólo que no se si todos soportarían dejar de mentirse a sí mismos para poder ser conscientes del camino por el que eligieron pasar.

Otra cosa que me preguntan es si soy feliz. Mi respuesta automática es que ¡claro que si! Pero es que dar la explicación completa de por qué hoy me siento así sería muy agotadora y tal vez incomprensible para algunas personas, pues no se si todos conocen la depresión o la ansiedad.

O tal vez si, pero es que lo normal es estar saludable. Además con esto de las redes sociales, obviamente lo único que ven es lo bueno que te pasa, ni modo que comparta el momento en que me cayó caca de pájaro en la cabeza justo antes de que me iba a ver con una amiga que me gusta, el momento en que no paraba de llorar sin razón alguna, o incluso el día en que una persona cercana a mí dejó de estar para siempre en mi vida.

Pero claro que soy feliz, o sea ¿Qué más le podría pedir a esta vida?

No he tenido que sufrir ni un sólo segundo. Bueno, por cosas estúpidas claro que si. Pero jamás me ha faltado el pan en la mesa, la ropa, una educación de calidad o alguna medicina que necesite.

No tuve ningún tipo de trauma, me iba bien en la escuela, nunca fui feo, pero algo siempre he sentido. Una ausencia de algo, de sentido.

¿Por qué?

Llega un momento en que tienes que crecer y decidir qué es lo que vas a hacer de tu vida.

Toda mi vida estuve muy ansioso por llegar a la universidad, siempre quise ser grande, sabía que era lo que más iba a disfrutar de mi vida.

Pero no fue así. Medicina era lo único que veía para mí, toda mi vida dije, voy a ser médico y seguir los pasos de mis padres.

Pero recuerdo una plática con mi padre; me preguntó: ¿Somos ricos? A lo que respondí negativamente y ¿Cuándo he dejado de trabajar? Ni un sólo día.

“Ser médico no se trata de encontrar esa estabilidad económica, simplemente es algo secundario o una consecuencia de tu trabajo. Ser médico significa comprometerte con una sóla cosa, salvar la vida de los demás.

Si a ti te interesa otra cosa distinta que salvar la vida de los demás, deberías estudiar otra cosa”.

Eso lo estaba escuchando y “analizando” un niño de 18 años. Que por supuesto lo único que quería en ese momento, era una casa enorme en Cancún con vista al mar caribe, un coche último modelo, una esposa con un cuerpo increible, toneladas de billetes verdes, viajar por el mundo y estar en los mejores hoteles.

No puedo evitar reirme de esa idea.

Después de “pensarlo” apliqué para la escuela de Derecho y eso fue lo que estudié los últimos 5 años.

Terminé la Universidad hace un mes con una mentalidad COMPLETAMENTE distinta.

Primero que nada, descubrí que el dinero jamás debe de ser la razón por la cual escoger una profesión. Un abogado tampoco trabaja para ganar bien, sino que usa su conocimiento para defender la libertad de una persona, el patrimonio, el trabajo o el abuso del poder del Estado.

Un abogado se tiene que esforzar muchísimo porque su trabajo repercute directamente en la vida de las personas. No puedes darte el lujo de tomar una decisión sin preparar antes una estrategia.

Las personas confían en TI.

Los primeros años de la Universidad fueron un infierno, no sabía para nada cómo estudiar, estaba acostumbrado a hacerlo un día antes del examen cuando mucho, pero no funciona así; para poder ser portador de este conocimiento al menos vas a necesitar una semana y mucha concentración sin distracciones.

La escuela de Derecho tiene un ambiente muy competitivo, existe una comparación todo el tiempo con la vida del otro, con las respuestas y el conocimiento del otro. ¿Es sano? No lo se. Pero definitivamente creo que es necesario.

Un maestro me dijo una vez, ser abogado es como ser un soldado romano. Primero, sólo los más fuertes sobreviven, y segundo, sólo los mejores son reconocidos. ¿Qué tipo de soldado vas a ser tú?

Por un tiempo no fui ajeno a esta comparación, ¿Soy mejor que mis compañeros? Definitivamente no, nunca estuve dispuesto a sacrificar otras cosas para entrar en esa competencia directamente. (Y por supuesto que hay personas que no tienen que sacrificar nada, tienen un diez en el examen y el fin de semana estuvieron de fiesta, pero desafortunadamente necesito mucho más tiempo para que esas cosas se me queden en la memoria por un tiempo más prolongado) Esa es la razón por la que otro tiempo de mi vida fui muy miserable, a mí también me gusta ser el mejor, sólo que aprender cosas de memoria fue algo que nunca disfruté 100%. 

Me gusta mucho relajarme, convivir con otras personas, que me cuenten su perspectiva de la vida, descubrir cosas nuevas; mi pasión es viajar, es lo que más amo en la vida, ni siquiera estoy en una relación amorosa porque me impedía estudiar, trabajar y hacer lo que yo quiero sin que alguien más me cuestione.

Pero, ¿Por qué estoy escribiendo esto?

Porque me he permitido conocer todo tipo de personas y he descubierto que aunque sea completamente diferente, todos estamos en el mismo camino: en el camino a la Felicidad.

A que el último día de tu vida, seas la persona que siempre quisiste ser. Que cierres los ojos y puedas sonreir eternamente.

¿Qué me digo hoy?

Confía en tí, las cosas que más valen la pena son las que más cuestan trabajo. Descubre tu pasión y lucha, como si fueras un soldado romano. Aunque estés solo, lucha, nadie más lo hará por ti.

Cierra los ojos y ordenale a esa voz en tu cabeza que se calle, que ahora tú estás en control de lo que está pasando. Apaga el piloto automático, puede ser que el viaje sea doloroso, gris, sentirse eterno, estoy seguro que te va a doler, pero tienes que estar presente en ese viaje.

Vida solo hay una, el cuerpo y la mente sanan con el tiempo. 

Ahora que escribí lo que estaba pensando en la calle, voy a tirar estas servilletas y seguir mi camino, mi tren llega en unas horas y definitivamente no quiero perderlo.

No se quien lea estas palabras, pero si seguiste a pesar de la mancha de mostaza es porque esto es una señal, tienes que hacer lo que creas que es mejor para ti y el mundo que te rodea.

 

Advertisements