MENTE INGRATA

No hay comentarios

Estuve buscando algo por varios años, busqué y luche; días de trabajo y esfuerzo en los cuales tirar la toalla me pasó por la cabeza miles de veces pero ahora, el momento ha llegado. Logré conseguir mi objetivo y me siento extasiado, el esfuerzo, sudor y lagrimas no fueron en vano.

Antes de conseguir esto, lo único en lo que pensaba era en lo feliz que sería si lo pudiera conseguir y ahora que he alcanzado mi meta creo que seré totalmente feliz; creo que es momento de festejar y dejar ir todas esas frustraciones y preocupaciones que tuve que soportar.

Al día siguiente de terminar con los festejos y felicitaciones de todas las personas que me rodean me doy cuenta de algo frío y lúgubre. En realidad creo que me siento igual, es más, siento un vacío porque una de mis metas más grandes y la cual estaba en mi mente 24/7 acaba de esfumarse.

¿Por qué existen momentos en la vida en los cuales luchamos tanto y por tanto tiempo por algo para al final sentirnos igual?

Me doy cuenta que la mente y el ser humano son ingratos, podrás perseguir el objetivo más grande y complicado y, en el momento que lo consigas, tu mente te traicionará y querrá encontrar algo mayor para después obtenerlo.

Esto no es necesariamente algo malo, la ambición es buena hasta cierto punto y nos lleva a superar objetivos y seguir creciendo para no conformarnos con lo ya conseguido pero creo que somos insaciables y no en el buen sentido de la palabra.

Insaciables porque no importa que tanto tengamos emocionalmente, que tanto tengamos económicante o que tan felices seamos, llega un momento en el cual siempre estaremos buscando algún problema, algo que nos quite la tranquilidad o cualquier cosa que nos haga enfocarnos en el siguiente paso.

Podrás tener la mejor relación afectiva con tu familia, pareja, amigos, compañeros pero llegará un momento en el cual verás algo que no te parece, que te pone triste e inconforme mientras existen personas que no tienen a nadie en quien apoyarse en momentos difíciles.

De igual forma, podrás tener un coche último modelo y deportivo, pero al voltear a ver el coche un poco más caro y deportivo de al lado, sentirás frustración y en tu mente pensarás “¿Por qué no puedo tener un coche como ese?”, mientras hay personas que se  empapan a diario porque no tienen la capacidad económica para comprar un coche.

¿Por qué no podemos disfrutar lo que tenemos y conformarnos por algunos minutos con todo lo bueno que existe en nuestra vida? ¿Por qué nos sentimos miserables cuando en el fondo somos afortunados de tener tanto? ¿Por qué?

Son cuestiones a las cuales no logro encontrar respuesta, el hombre es un ser tan complicado y mágico al mismo tiempo; con capacidades gigantescas, pero azotado por sus pasiones.

Creo que tenemos que concentrarnos menos en cosas materiales y más en cosas espirituales, aprender a aceptar lo que tenemos y obtener felicidad de pequeñas cosas que consideramos totalmente normales pero son fascinantes.

Detén tu vida por un instante, respira hondo, mira a tu alrededor y en tu interior; encuentra todas aquellas cosas por las cuales debes sentirte orgulloso y agradecido, aprende a ver lo bonito que es estar vivo y todo lo que la vida puede ofrecerte para llegar al objetivo máximo, la felicidad.

 

-The Wanderer

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s