Sobre las nubes

SOBRE NUBES

Incertidumbre vocacional

No sé en qué momento de mi vida me encuentro, estoy en esa parte de la carrera en dónde tenemos que hacer guardias toda la noche tres veces a la semana.

Y todavía me falta un año más de servicio social.

Los días que no estoy en el hospital trabajo en una tienda departamental como vendedor.

Mi novia y yo tenemos una relación muy seria. Después de todo ella es sumamente tranquila, quiere casarse, tener hijos y una buena casa.

No la culpo, yo también me veo teniendo esas cosas con ella; es la única mujer con la que he estado y que de verdad he querido.

Esa no es mi mayor preocupación, a veces imagino mi vida como si hubiera tenido la completa libertad de elegir una carrera.

No es que no me guste medicina, pero he descubierto que se necesita una pasión para literalmente entregar tu vida en virtud del bien común.

Para salvar la vida del otro.

¿Esta promesa significa dejar de pensar en cómo hubiera sido trabajar en las nubes?

Pilotar un avión debe de ser algo increíble, ir por encima de las nubes es relativamente nuevo. Es algo que no todas las personas tienen el privilegio de realizar. Incluso como pasajeros, un vuelo de aquí a la gran ciudad cuesta alrededor de mil pesos.

Mi padre es una persona que admiro mucho, no sé si él lo sepa, pero lo admiro por salir adelante sin siquiera cuestionarse si lo que estaba haciendo era su pasión.

Pero es que antes trabajar se veía con honor, así que ni siquiera importaba si eso era lo que esperabas hacer el resto de tu vida, simplemente desempeñabas tu labor lo mejor posible, porque de ti dependían muchas más personas.

Mi madre también trabaja duro, aunque no tenga una formación profesional, está encargada de la cocina, de la casa y de los animales que nos alimentan.

He visto fotos y mi madre era muy hermosa, toda su vida le dijeron que no se preocupara, que las mujeres bonitas tienen una mayor facilidad para encontrar una vida cómoda, solamente tenía que desarrollar sus capacidades observadoras, para encontrar a un hombre trabajador y honrado.

Por el contrario, la familia de mi novia piensa muy distinto, no vienen de una familia económicamente estable y esta idea de educación es la prioridad en la vida de cada uno de sus hermanos.

Pero su motivación no va dirigida a contestar ¿Qué es lo que más disfruto hacer?

Ellos han buscado contestar ¿Qué es lo que me va a dejar más dinero?

Es una pregunta totalmente válida, al final del día puedes disfrutar mucho escribir recetas de cocina o andar en bicicleta, pero vas a necesitar siempre el dinero para subsistir.

Y también he llegado un poco más lejos. Le he preguntado a distintos adultos mayores si cambiarían algo en su vida.

La mayoría contesta al instante algo parecido a… me iría a conocer todo el país con una mochila en la espalda, conocería la mayor cantidad de personas posibles, bailaría todo tipo de canciones, iría a la boda de mi prima, aunque hubiéramos estado peleados.

Tal vez mi acercamiento con la muerte es lo que ha hecho que despierte esta duda en mí, quiero llegar a la última etapa de mi vida, en la que un joven sin idea del mundo me haga la misma pregunta y yo responda…

No cambiaría absolutamente nada

Hund

Anuncios